Nagoro/Japón donde los muñecos de trapo”cobran vida”

Suponte que en el lugar donde siempre viviste, un buen día amanece absolutamente solo. Tus recuerdos.. aquellos tan felices en compañía de tus amigos, mascotas, familiares, todo, absolutamente todo. Hoy voy a comenzar por hablaros de un pequeño pueblo japonés llamado Nagoro, y que cuenta una historia que al margen de parecer un cuento de miedo… lo que realmente tiene es un fondo muy emotivo 😉

🌏 Profundizando un poco en la isla de Shikoku

Para ubicarnos un poco, Nagoro se encuentra entre unos valles perdidos de una isla remota de Japón, en la Región de Shikoku. Esta isla se compone de cinco islas más de menor tamaño, entre las que se encuentran :

japon-islas-principales

La isla de Shikoku cuenta con más de 4 millones de habitantes, y mide entre 225 kilómetros de largo y 150 kilómetros de ancho (aproximadamente). De las 4 islas que tiene Japón esta es considerada la más pequeña y la que menos población tiene, y es esto lo que tiene mucho que ver con la historia de esta tierna mujer llamada Ayano Tsukimi, y que tendrá actualmente alrededor de unos 67 años más o menos..

 ☔ La melancolía de Ayano Tsukimi y sus muñecos

japon6Fue a causa de la lejanía de esta pequeña isla, cuando tanto Ayano como todos los habitantes que vivían allí, se vieron obligados a irse fuera para labrarse un futuro mejor. Esto lo que provocó es que finalmente este pueblo se quedara absolutamente solo, llegando incluso a ser lo más parecido a una película de fantasmas…Sin embargo, esto no fue un obstáculo para Ayano.

Se trata de una mujer que ha vivido gran parte de su vida en Osaka, pero sus raíces y todos sus recuerdos están “sepultados” en la isla fantasmal de Nagoro, su ciudad natal. Fue hace cosa de 13 años cuando decidió volver para estar lo más cerca posible a sus recuerdos; el problema vino cuando al llegar allí vio que no quedaba nadie, tan sólo las pocas casas que aún quedaban en pie y muchas cosas materiales de sus vecinos y habitantes de la isla.

Una vez allí, Ayano hizo el intento de plantar algunas semillas para al menos tener algo vivo con lo que ocuparse, pero por más que lo intentaba eso no crecía y al final muy triste tuvo que desechar esa idea.

Siguió con sus andanzas, y a la mañana siguiente intentó montar un espantapájaros fiel a la misma imagen de su querido padre. Esto para su  gran alegría sí funcionó; y hacía que se sintiera bien con ella y  con su entorno.

Finalmente esta idea la comenzó a tomar cada vez más en serio… y ya no sólo era un espantapájaros, también hizo varios muñecos de otros habitantes que ella recordaba por la zona. Entre algunos de esos muñecos podéis encontrar el de un granjero, o incluso el de una adorable pareja de ancianos sentados en un banco, entre otros…

10

Una encantadora pareja de ancianos y un trabajador descansando

✅Materiales de los muñecos

Los muñecos fueron realizados con tela, paja y ropa vieja. Actualmente se cree que hay unos 350 muñecos (con forma de espantapájaros..) por todo lo que es este pequeño pueblo. Esto ha provocado que muchos turistas acudan allí para verlo con sus propios ojos, además de hacerles muchos vídeos y muchas fotografías que podéis encontrar por Google.

Ayano cuenta que hay muchas personas a los que les gustan sus muñecos, pero a otras sin embargo les aterroriza e incluso les llega a dar miedo… Ella de todas maneras es feliz así, y no duda en repararlos en cuanto ve que algunos se debilitan o desgastan por las condiciones del tiempo.

Ayano recalca una y otra vez que sus muñecos son como sus hijos, y que los hace:  en conmemoración por la gente ya fallecida y que ya no están con ella.

munecos

Ayano cuidando de sus muñecos

La noticia sale fuera de Japón✈

La causa de que esta noticia saliera fuera de las fronteras de Japón se  debe a  Fritz Schuma. Se trata de un fotógrafo alemán que, seducido por los encantos de esta bella historia, decidió hacer un documental que más tarde y una vez finalizado, subió a su cuenta personal de Vimeo. Actualmente este vídeo cuenta con 534 mil reproducciones y 2.307 me gusta.

Valley of Dolls from Fritz Schumann on Vimeo.

Y llegados al final del artículo me encantaría que participarais con cualquier comentario que queráis hacer 😉 . Yo de todas formas me hago varias preguntas… como por ejemplo :

  1.  Si os vierais en la misma tesitura que Ayano.. ¿ harías lo mismo que ella?
  2. ¿ Preferiríais manteneros en la soledad de Nagoro antes de despertar rodeados de muñecos?
  3. ¿Qué otras ideas se os ocurrirían para evitar la soledad allí dentro? 

Continuará ..

 

312

¡¡Gracias por tu tiempo!! Hasta pronto💌

 

Anuncios

3 comments

Add Yours
  1. Mini Fu

    A mi me encantaría despertarme y encontrarme rodead@ de muñecos como esos. Sabía que algún día encontraría otro lugar en el que los muñecos de trapo cobraran vida 🙂 Espero poder visitarlo algún día y regalarle un lacito a esa mujer tan maja ^_^ ¿será mi abuela no política?

    Me ha encantado al historia

    Besitos

    Le gusta a 1 persona

    • Gema P.Díaz

      Ainss :3 Es imposible ser más adorable que tú ! A mi también me encantaría ir, es como teletransportarse a otro mundo, verdad? Recuerdo que de pequeña me pensaba que los muñecos cobraban vida de noche, así que para que no se enfadaran conmigo( ni hicieran travesuras.. ) los metía todos, pero todos, a mi cama. Imagínate como amanecían, todos acababan al final de mi cama pisoteados por mis pies, jajaja XD

      Me gusta

📩 ¿Te gustaría participar y dejar algún comentario? ¡Anímate! 🌍

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s