Leyendas de Japón: “Los dos mundos de Urashima Tarō”

En vista de lo mucho que sé que os gustan las leyendas japonesas, hoy tengo el gusto de traeros una leyenda conocida por “El pescador Urashima“. ¿Te gustaría adentrarte por un momento en dos mundos paralelos 🤓?

🃏La suerte y desdicha del pescador: Urashima Tarō

Hace mucho, pero mucho tiempo, hubo en Japóurashiman un joven pescador llamado Urashima. De él se cuenta que era muy hábil con las destrezas de la pesca, pero muy despistado en cuanto a lo que acontecimientos se refiere…

Una tarde, como cualquier otra, se fue a pescar con su barca, pero al izar sus redes: se encontró en ellas a una tortuga nada común. En un principio pensó en quedársela como alimento para él y su familia, pero al verla sintió compasión por ella y decidió devolvérsela al mar.

En cuanto dejó a la tortuga, el joven pescador empezó a sentirse muy cansado, tanto que no pudo soportarlo y finalmente se quedó dormido en su barca.

Al poco de cerrar sus ojos, una esbelta doncella salió de entre las olas y, tras subirse a su barca, dijo :

— Soy la hija del Dios Del Mar. Fui yo quién, bajo el aspecto de una tortuga, se enredó en tus redes y dejaste huir. Tu buena acción no puede quedarse impune, así que te invito a que me acompañes al “Palacio Del Dragón” en agradecimiento por tu buen gesto. Este lugar nunca antes había sido pisado por un humano; y allí es donde vivo junto a mi padre.

A continuación la doncella se sentó a su lado, y juntos (él cogiendo un remo y ella otro) se pusieron a remar. Remaron y remaron, hasta adentrarse cada vez más en las profundidades del océano, hasta que al fin pudieron observar en el horizonte las altas torres del “Palacio Del Dragón”.

El lugar se ubicada en un abandonado islote del mar abierto. Una vez allí, todo el camino a sus pies estaba lleno de árboles robustos con hojas de esmeraldas. Sus torres en color rojo coral, afiladas y retorcidas, llegaban a perderse de entre las nubes. Sin duda alguna, el lugar donde habitaba el Dios del Mar era un cuento de hadas.

Allí vivió durante mucho tiempo Urashima, rodeado de súbditos que no hacían más que obsequiarle con multitud de regalos y halagos. Él y la esbelta doncella se enamoraron y se casaron. Todo parecía perfecto, pero Urashima comenzó a sentir añoranza por su pueblo y esto le llevó a obsesionarse con volver. Cuando le contó a su esposa sus planes de regresar, ella no puso ningún impedimento, pero la realidad es que esto la disgustó bastante…

Urashima y su nuevo hogar
Urashima y su nuevo hogar

Antes de ponerse en camino, ella le entregó a él una caja de madera, con la única condición:  de que si quería regresar al “Palacio Del Dragón”, nunca la abriese. Nada más tocar la caja de madera, Urashima sintió deseos de dormir, su visión se nublaba y sintió que en cualquier momento podría llegar a perder la conciencia. Cuando finalmente despertó, se dio cuenta que ya no estaba en el palacio, sino en su barca, frente al lugar donde en el pasado solía pescar. Cuando se miró sus ropas, se dio cuenta de que llevaba la mismas de aquel día donde pescó a la tortuga, e incluso el sol se encontraba en su misma posición. Si en ese mismo instante, alguien le hubiese preguntado cuánto tiempo había pasado desde que dejó ese lugar, hubiese jurado que fueron tan solo unos minutos, y no meses.

Poniendo en duda de que todo hubiese sido un posible sueño… Urashima condujo su barca hasta la orilla; y a continuación se fue para su casa.

barco

🏡Los misterios de la caja de Urashima y su pueblo

Cuando llegó a su pueblo, se dio cuenta que algo no marchaba bien del todo. Las calles se parecían, pero no eran del todo iguales a como él recordaba. Hubo casas que antes no existían y ahora si estaban, otras se habían convertido en solares; y por si fuera poco, la casa de sus padres tampoco era la misma, era un edificio.

Confuso por la situación que estaba viviendo… paró a un desconocido de por la calle y le preguntó por sus padres.

blank-sign-question
Urashima no entiende nada..

—No sé a quienes te refieres, lo siento— respondió el señor un tanto confuso, aunque después su rostro pareció caer en el recuerdo de algo. —¡¡Oh, espera!! ¿Te refieres a los padres de un tal pescador? Parece ser, que su hijo salió una tarde a pescar y nunca más regresó. Pero de esto hace mucho tiempo, antes incluso de que yo naciese. Si mis cuentas no me fallan… han pasado unos trescientos años desde que sus padres murieron.

Urashima, perplejo por lo que estaba oyendo, se dio cuenta de que su vida en el “Palacio Del Dragón” no fue un sueño; y que por tanto, las cosas allí transcurrían mucho más lento que en el mundo de los humanos.

Tras la mala noticia de que sus padres ya no estaban, pensó en que ya no había nada más que lo retuviese allí. Urashima ahora extrañaba su vida junto a su mujer dentro del palacio y quería volver. En la cesta de mimbre que solía usar cuando iba a pescar junto a su barca, encontró la caja de madera que su mujer le entregó. Olvidando lo que su esposa le advirtió antes de dársela, la abrió. Del interior de la caja salió una nube blanca que, a medida que se hacía mas grande, comenzó a volar hacia el horizonte.

contentitem-2203037-10508555-rp4b2s23r5hnh-or
Urashima abre la caja..

Urashima la persiguió, pidiéndola entre sollozos que por favor le esperase, pero la nube no le hizo ni caso y tampoco quiso cambiar su rumbo. Al joven pescador cada vez le cansaba más correr tras ella. La fatiga y el cansancio comenzaban a apoderarse de él. En una de esas ocasiones se fijó en sus propias manos: estaban arrugadas igual que las de un anciano. La horrible verdad de este asunto es que, a medida que la nube avanzaba hacia el horizonte, los años que no había cumplido en el mundo humano se le echaban encima.

Tras mucho esfuerzo, Urashima consiguió llegar hasta la orilla de la playa. Pero ya no le quedaban suficientes fuerzas para hacer mucho más. Rendido cayó sobre la arena, en donde murió mientras la nube se alejaba del mar. De la caja se escuchaba una voz: “Te dije que no debías abrir la caja. En ella se encontraba tu edad”

1474772999_cd-drive
FIN

separadorposts

Y con este inesperado final ponemos fin al artículo de hoy.  ¿Qué os pareció? ¿Os gustaría vivir entre dos mundos? Si hubierais estado en la piel de Urashima.. ¿ qué harías? Sea lo que sea, muchas gracias por leerme y pasar este ratito conmigo 🙂 ¡¡ Hasta pronto!!💌

tortuga

  1. Primera imagen sacada de : http://bit.ly/2hqelXt
  2. Segunda imagen sacada de: http://bit.ly/2hCdWS9
  3. Tercera imagen sacada de : http://bit.ly/2gFjbR0
  4. Cuarta imagen sacada de : http://bit.ly/2hjiyeZ
Anuncios

2 comments

Add Yours
  1. Mini-Fu

    Hi!

    Me ha gustado mucho. Pero, ¡como se le ha podido olvidar la advertencia! Sí que era despitadillo…

    Me gustan mucho las leyendas japonesas aunque muchas son dramas disfrazados de cuentos que empiezo a leer con una sonrisa y termino deprimido. Suerte que tengo a Junior que se pone a bailar y me anima.

    Besitos y continua contándonos más leyendas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Gema P.Díaz

      Hola, Mini-fu 🙂

      Jajaja, si es que con este Urashima no ganamos para disgustos!! El pobre olvidó las advertencias de su esposa por su mala cabeza…😜

      También me recuerda a ese dicho de que “la curiosidad mató al gato”, porque si él no hubiese abierto la caja tal vez hubiese podido regresar junto a su esposa, así que ahí queda la incógnita…

      Lo que está claro, es que al margen de lo malo, nadie excepto él tiene el beneficio de vivir entre dos mundos, así que digamos que fue algo así como “el elegido” 😇

      Besotes y muchas gracias por estar de nuevo por aquí 😘😘

      Me gusta

📩 ¿Te gustaría participar y dejar algún comentario? ¡Anímate! 🌍

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s